Published on octubre 22, 2015 by aljarafewebtv

El cultivo de la vid ha sido desde la antigüedad un factor importante en el desarrollo de las grandes civilizaciones.

Griegos y romanos llegaron incluso a divinizar el vino en las figuras de Dyonisios y Baco, ejerciendo una influencia fundamental en el mundo del arte, que dejó numerosos ejemplos en la Bética romana.

Aunque el vino había llegado a Andalucía con los fenicios, la tradición vinícola de la comarca del Aljarafe sevillano se remonta a tiempos romanos. Ya Estrabón hablaba de la fertilidad de estas tierras, que llamaba Vergentum Romana, o Huerta de Hércules.

Esta tradición se mantiene a lo largo de los siglos, pero es a partir del XVI cuando aumenta notablemente la creación de lagares en la comarca. En Villanueva del Ariscal encontramos un ejemplo de la pujanza vitivinícola de entonces: Bodegas Góngora.

Desde sus orígenes en el siglo XVI esta Hacienda es conocida como “Pata del Hierro”. Es entonces cuando se construyen las instalaciones primitivas, que comprendían la antigua bodega, junto a la vivienda donde residía la familia.

El origen de estos lagares no es más que la demanda tan enorme de vinos que hubo en el momento del Puerto de las Indias Occidentales en Sevilla, con el monopolio del suministro a los barcos que iban para el Nuevo Mundo en el suministro del tercio de frutos de la tierra que, desde el año 1515, se transformó en vino por Real Carta.

En el salón contiguo a esta vivienda, es donde se conserva el retrato de Don José de Góngora y Arando, que fundó las bodegas con su propio nombre en 1682.

Fue entonces, en el siglo XVII, cuando se llevó a cabo una de las ampliaciones más importantes del conjunto, durante la cual se construyó la nave donde reposan los vinos más jóvenes. Al final de la misma, se encuentra la oficina, que mantiene la tipología de los despachos de vinos de antaño.

La nave más larga de todas, denominada “Del 91 al 126”, alberga la mayoría de las barricas donde envejece el vino. En su tramo final atravesamos un arquillo que nos indica el comienzo de la bodega original del siglo XVI.

Adentrándonos en la nave llegamos al lagar de la Viga, un extraordinario ejemplar, único en la comarca, de 17 metros de largo, y más de 15 toneladas de peso, que constituye el mayor tesoro de la familia Góngora.

En ella, el paso del tiempo ha dejado su testimonio en los curiosos elementos que adornan su cuerpo, una serie de objetos y útiles de la bodega que se han ido usando a lo largo de los siglos.

Pero es su interés histórico el que nos llama la atención. Fue realizada en pino de Flandes, talado en el mes de Octubre, por ser entonces cuando más resina contenía. Esto ha favorecido su extraordinaria conservación desde hace más de 400 años, durante los cuales ha seguido funcionando.

El cuerpo de la viga queda fuertemente sujeto por cuerda de cáñamo y grandes abrazaderas de hierro. En un extremo, un gran tornillo levanta dos enormes piedras de molino. En el otro extremo se sitúan las uvas para su prensado.

Un detalle que hemos procurado cuidar es el hecho de que la Prensa siga viva, funciona al menos una vez al año y esto nos obliga a mantener la profesión, el oficio en pie. La Viga, el trabajo de lagar está dirigido por lo que se conoce como maestro de lagar o maestro de viga.

Este maestro de lagar debe conocer bien el funcionamiento de la Prensa ya que se ocupará de hacer el pie; o montaña de uva, cargar, calzar y nivelar la Viga para que el peso se ejerza con uniformidad.
De los más de 90 lagares que llegó a tener el Aljarafe, ésta es la única bodega que ha sido declarada Bien de Interés Cultural por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. Sus bienes muebles han sido igualmente protegidos, dado que forman parte de la historia del edificio.
Esta declaración es un reconocimiento al esfuerzo de conservación de la familia Góngora, cuyo tesón le ha permitido seguir adelante con la actividad productiva de la bodega, sin descuidar el patrimonio histórico y etnológico, manteniendo viva de esta manera una tradición ancestral que se remonta al siglo XVI.

Category